Sumemos esfuerzos para lograr la paz


Compártelo

Sabemos que en este momento nuestra tranquilidad está convulsionada, perturbada y hasta paralizada. Y es que, en los últimos meses hemos vivido diversas situaciones en la sociedad donde los constante cambios de ánimo, humor y hasta de rutina están haciendo estrago en nuestro compartimiento o frente al rol que ocupamos desde nuestros espacios. Cualquier circunstancia o forma de trabajo en las comunidades, sobre todo en las más vulnerables resulta cuesta arriba por el ritmo de vida y los constantes conflictos políticos que más allá de encontrar un equilibrio pareciera acrecentarse sin dejar visible la búsqueda de una real solución. Por todo esto, hoy despejamos en este artículo algunas propuestas que nos ayudarán a saber, ¿qué hacer con nuestras emociones?

La violencia no tiene razón

Diversas imágenes son transmitidas en medios de comunicación, donde la característica principal es la forma de violencia para la resolución de conflictos y según algunos expertos en psicología de Venezuela el manejo de las emociones ante la situación país demuestra cómo se ha visto en la sociedad el poco control del manejo de la ira, cólera, tristeza y otras formas de reaccionar ante alguna situación de conflicto.

Desde la Red de Apoyo por la Justicia y la Paz se han realizado tres pronunciamientos para llamar la atención de los actores políticos frente a este clima de incertidumbre que se ha generado y a través de un diálogo sano y con disposición lograr encontrar soluciones para poder lograr la paz que tanto necesita la sociedad.

¿Qué hacemos nosotros?

Mientras los actores políticos resuelven sus diferencias y logran coordinar la posibilidad de calmar las aguas, nosotras y nosotros tenemos un papel fundamental, que es hacer activismo y llevar un mensaje de paz y tranquilidad que se transforme en acciones a favor de quienes nos rodean. Vecinas y vecinos de los sectores populares que tal vez sienten estado indefensión deben apoyarse entre las y los familiares, amigas, amigos y terapeutas populares que tienen herramientas fundamentales para manejar de forma adecuada y sencilla la buena convivencia, y así poder hacer frente a todos los revuelos que vivimos hoy día. La Red de Apoyo psicológico de la UCV tiene una guía publicada en su página web www.fpv.org.ve que promete un mejor manejo psico-emocional.

Recomendaciones básicas

1.- Debemos evitar seguir el juego a políticos, líderes o lideresas que acepten, utilicen o aprueben lenguaje o actos violentos. Como ciudadanas y ciudadanos debemos expresarnos sin causar daño a otras u otros, ni a la planta física de ninguna entidad pública o privada, ni mucho menos al ambiente.

2.- Hacer lo posible por reducir la frecuencia en que observamos programas de televisión, leer prensa o mensajes en redes sociales que contribuyan a la confrontación violenta, o la propicien en contenido o intención.

3.- Es importante privilegiar los aspectos positivos que caracterizan nuestra identidad como venezolanas y venezolanos. Recordar y poner en práctica la solidaridad, el respeto, la hospitalidad, el buen humor, la generosidad, la tolerancia, entre otros es un paso primordial.

4.- Debemos preservar y/o rescatar nuestros espacios de intercambio más cercanos: familia, amigas, amigos, compañeras, compañeros de estudio o trabajo, vecinas y vecinos. No permitamos que las diferencias políticas lesionen los vínculos o quebranten los afectos.

5.- La reflexión crítica como individuo también es importante. No debemos permitirnos emociones obedientes o deliberantes.

6.- Respetemos la diversidad, la opinión de las y los otros, la pluralidad, y aceptemos que siendo distintos podemos funcionar en convivencia. Ser tolerante no implica estar de acuerdo ni ser débiles, sino permitirnos convivir en respeto, aunque no siempre pensemos igual.

7.- Impida hacer de la política su único o principal tema de conversación. No la descalifique, pero tampoco la haga rutina en todos los espacios que comparte con otras personas.

8.- Renuncie a los odios y discrimine las desigualdades.

9.- Proteja a sus seres queridos de lugares y conversaciones que deriven una confrontación. Debemos procurar y buscar momentos libres de temas políticos por el bien de nuestro núcleo familiar.

10.- Seamos cuidadosos con los temas que conversamos con otros adultos, en presencia de las niñas, niños y adolescentes tratando de mantenerlos fuera de la diatriba de la política para que puedan desenvolverse con normalidad en sus espacios educativos y recreativos.

La Red de Apoyo por la Justicia y la Paz comprometida con su trabajo de derechos humanos en comunidades populares realiza nuevamente un llamado a mantener la calma, tener claras las ideas y, sobre todo, no dejarse abrumar por la cantidad de información que se divulgan por las redes sociales, de las cuales muchas son ciertas, pero otras falsas. Venezuela se caracteriza por ser un país fraterno que ha salido de adversidades en unión y solidaridad, apostando por un ambiente de paz, respeto y tranquilidad para sus ciudadanas y ciudadanos. Sigamos uniéndonos a la paz y la vida.  ¡Venezuela somos todos!

Editorial Red de Apoyo / Correo del Orinoco 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *