La Policía garante de los Derechos Humanos   ¡Actualizado!


Compártelo

 “La libertad personal es inviolable; en consecuencia:

Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti (…)”

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Artículo 44

La función fundamental de la policía es ser garante de la seguridad y de los derechos humanos. Es una de las instituciones del Estado más cercana a la población y fundamental para dar tranquilidad a la ciudadanía en general.  Para ello, se ha trabajado duro con el objeto de erradicar las viejas prácticas policiales violatorias a derechos humanos y consolidar esta institución encargada de velar por la seguridad y la tranquilidad de todas y todos. No ha sido fácil ir cambiando esa cultura vejatoria, abusiva y autoritaria por parte de los policías, por una cultura de respeto a los derechos humanos y esto no se puede lograr plenamente sin la participación de toda la ciudadanía.

En el año 2008, se aprobó la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional y se diseñaron políticas públicas para adecuar los cuerpos de policía al nuevo modelo policial: una institución cuyas armas no se usan contra el pueblo, sino para protegerlo, capaz de resolver los conflictos por la vía no violenta mediante la utilización de mecanismos de mediación y conciliación. Su acción debe ser respetuosa de los derechos humanos y hacer uso progresivo y diferenciado de la fuerza cuando sea necesario. Las funcionarias y los funcionarios policiales deben cumplir con su labor, basados en los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad. Ese esfuerzo debe traducirse en este modelo de policía que atiende los intereses de toda la población.

 

Bases legales de la Actuación de la Policía

Todas las actuaciones de la policía tienen que estar ajustadas a la Ley y al Derecho, deben ser transparentes y apegadas a lo establecido en la Constitución de la República y en las normativas internacionales, entre las cuales podemos mencionar:

  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos.
  • El Código de Conducta para Funcionarios Encargados de hacer Cumplir la Ley.
  • Los Principios Básicos Sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego por los Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley.

 

También nuestra legislación venezolana lo establece en:

  • La Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana.
  • El Código Orgánico Procesal Penal.
  • Y la Resolución sobre la actuación de los Cuerpos de Policía para garantizar el orden público, la paz social y la convivencia ciudadana en reuniones públicas y manifestaciones. Gaceta Oficial N°39.658 del 18 de abril de 2011.

Es importante conocer todas nuestras leyes y si es necesario denunciar cualquier abuso o exceso para ir mejorando cada día el funcionamiento de las instituciones policiales, ya que todas y todos somos corresponsables en garantizar los derechos humanos. Para ello, es necesario conocer los Principios y Normas de actuación policial establecidos en ellas.

Normas Básicas de Actuación Policial[1]

Son normas básicas de actuación de las funcionarias y funcionarios de los cuerpos de policía y demás órganos y entes que ejerzan funciones del servicio de policía:

  1. Respetar y proteger la dignidad humana, y defender y promover los derechos humanos de todas las personas, sin discriminación por motivos de origen étnico, sexo, religión, nacionalidad, idioma, opinión política, posición económica o de cualquier otra índole.
  2. Servir a la comunidad y proteger a todas las personas contra actos ilegales, con respeto y cumpliendo los deberes que les imponen la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y demás leyes.
  3. Ejercer el servicio de policía con ética, imparcialidad, legalidad, transparencia, proporcionalidad y humanidad.
  4. Valorar e incentivar la honestidad y, en consecuencia, denunciar cualquier acto de corrupción que conozcan en la prestación del servicio de policía.
  5. Observar en toda actuación un trato correcto y esmerado en sus relaciones con las personas, a quienes procurarán proteger y auxiliar en las circunstancias que fuesen requeridas.
  6. Velar por el disfrute del derecho a reunión y del derecho a manifestar pública y pacíficamente, conforme a los principios de respeto a la dignidad, tolerancia, cooperación, intervención oportuna, proporcional y necesaria.
  7. Respetar la integridad física de todas las personas y bajo ninguna circunstancia infligir, instigar o tolerar ningún acto arbitrario, ilegal, discriminatorio o de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, que entrañen violencia física, psicológica y moral, en cumplimiento del carácter absoluto del derecho a la integridad física, psíquica y moral garantizado constitucionalmente.
  8. Ejercer el servicio de policía utilizando los mecanismos y medios pertinentes y ajustados a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela para la preservación de la paz y la garantía de la seguridad individual y colectiva.
  9. Extremar las precauciones, cuando la actuación policial esté dirigida hacia las niñas, los niños o los adolescentes, así como hacia las y los adultos mayores y las personas con discapacidad, para garantizar su seguridad e integridad física, psíquica y moral y asegurar plena protección de la salud e integridad de las personas bajo custodia, adoptando las medidas inmediatas para proporcionar atención médica. (…)

[1] Artículo 65 de la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana.

Artículo de opinión de Laura Roldán Benitez en Correo del Orinoco 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *