Informe en Defensa de la Paz y por la verdad de la Defensoría del Pueblo


Compártelo

Durante la presentación del Informe “En Defensa de la Paz y por la Verdad” elaborado por la Defensoría del Pueblo sobre los sucesos ocurridos en el país durante los meses de abril-mayo de 2017, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, elevó un total de 15 recomendaciones al Estado venezolano, los actores políticos y la sociedad en general en defensa de la democracia y los derechos humanos.

Descargue aquí: Informe en Defensa de la Paz y por la verdad 

Asimismo, exhortó a todos los sectores del país a que sus objetivos y derechos sean reivindicados empleando métodos y estrategias legítimas constitucionales, indicando que desde la Defensoría del Pueblo “defendemos y valoramos el ejercicio del derecho a manifestar de manera pacífica y sin armas, en los términos que establecen los instrumentos nacionales e internacionales de protección a los derechos humanos”, detalló.

Seguidamente, instó a la población en general, y a los líderes políticos a condenar de manera pública y categórica los crímenes de odio en todas sus formas ocurridos entre abril-mayo, tanto en Venezuela como en el exterior. En tal sentido, propuso a las instituciones educativas, las iglesias y a los medios de comunicación social desarrollar una masiva campaña en pro de la tolerancia y el respeto a la diversidad.

También instó a los cuerpos de seguridad policiales y militares para que cumplan con su misión de proteger los derechos humanos de las personas que participan en reuniones públicas y manifestaciones pacíficas, así como de la sociedad en general, manteniendo estricto apego a los estándares internacionales y nacionales respecto del uso progresivo, proporcional y diferenciado de la fuerza; manteniendo en todo momento una actuación que garantice el orden público, la paz social y la convivencia ciudadana.

En el mismo orden de ideas, solicitó a los directores y supervisores de las Unidades o Direcciones Policiales o Militares para el control de orden público que realicen de manera regular inspecciones detalladas de los equipos y de los funcionarios y funcionarias policiales y militares para asegurar que no portan, ni ocultan equipos y materiales que se encuentren prohibidos. Así como velar que los mismos tengan la formación necesaria para aplicar las normas y estándares para proteger los derechos humanos.

Al mismo tiempo, exigió a los cuerpos de seguridad que se abstengan de emplear la fuerza contra las personas que se retiran o caen mientras corren y que no participan en actos violentos.

Igualmente recomendó que en el caso de ser necesario el empleo de gases lacrimógenos, se extremen las precauciones para que su uso sea en forma estrictamente localizada, a fin de evitar su difusión y extensión en inmediaciones o cercanía de edificaciones que congreguen personas con mayor riesgo de sufrir sus consecuencias, tales como hospitales, geriátricos, escuelas, liceos y colegios, así como en espacios confinados o sitios cerrados. Igualmente exigimos que se abstengan de propulsarlos en forma directa contra las personas.

Posteriormente, exigió a los promotores de las manifestaciones respeto a la institución que representa y a la labor que realiza cada funcionaria y funcionario que trabaja en pro de los derechos humanos de todos los venezolanos que acuden a cada sede defensorial, al mismo tiempo, solicitó a las autoridades competentes celeridad en las investigaciones para determinar la responsabilidad y la sanción a los autores de los ataques sufridos las distintas sedes de la Defensoría del Pueblo a nivel nacional, donde ocho sedes fueron parcialmente dañadas y dos totalmente destruidas.

En su intervención, hizo un llamado a la comunidad internacional y organismos multilaterales a respetar el principio de autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en asuntos internos de los Estados, no fijar posiciones sesgadas a partir de hechos manipulados mediáticamente que solo pretenden quebrantar el orden público y la gobernabilidad en Venezuela.

Tarek William Saab precisó que la Defensoría del Pueblo no es, ni será una institución que está para la pugnacidad, “todo lo contrario, así lo dice la Constitución, su papel es de mediador y conciliador entre los que están en pugnas”.

“Nos ponemos a la orden como institución nacional de derechos humanos ante el Estado y a todos los actores de la República Bolivariana de Venezuela como instancia de mediación legítima para tender los puentes necesarios que promuevan el diálogo, la convivencia ciudadana, el entendimiento y la tolerancia en la nación”, puntualizó.

Por último, el Defensor convocó a todos los venezolanos y venezolanas a participar en los dos grandes eventos electorales que están en puertas, “pues consideramos que el derecho humano al sufragio es la vía más saludable y democrática para aliviar las tensiones existentes hoy por hoy en el país”, expresó.

NP DDP / Antonieta Cetrangulo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *