Familiares de víctimas de masacre de Barlovento se sienten abandonados (Video)


Compártelo

jeferson-daniel-maurena-torres-padre-cesar-maurera-800x600

Alimentos, medicinas, atención psicológica, vivienda, dinero. Con estas promesas llenaron los oídos de las familias que se vieron de pronto sumidas en una masacre perpetrada por organismos de seguridad del Estado, aquellos que deben proteger al ciudadano. Un mes después de ese terrible hallazgo en la tierra del tambor – Barlovento, estado Miranda- los parientes solo esperan que alguien se acuerde de ellos.

“Aquí no ha llegado nadie a ver cómo están esas mujeres o solo para preguntar cómo están. Hay dos casos graves que sufren de la tensión y les prometieron los tratamientos y nada”, manifestó a Efecto Cocuyo Crisanto Cordero, tío de Eliécer Yustalis Ramírez, una de las víctimas.

Entre el 25 y 26 de noviembre de 2016, funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) y del Ministerio Público localizaron en fosas comunes los cuerpos de 12 personas en el sector El Café del municipio Acevedo en Miranda. El 30 de noviembre encontraron otro cadáver más, el de Junior José Meneses, de 16 años de edad.

Los nombres de los otros desaparecidos son: Anthony Vargas, Víctor Martínez, Luis Sanz, Dennys Acevedo, Héctor Rodríguez, Yorman Mejías, Kenry González, Carlos Marchena, Freddy Hernández, Jairo Rivas, Antonio Aladejo y el sobrino de Crisanto, Eliecer Yustalis.

Estas personas fueron detenidas en diferentes despliegues militares que llevó a cabo el Batallón Caribe Camacaro 323 del Ejército en el mes de octubre, junto a otras que fueron liberadas o se escaparon de las manos de los uniformados. Según el ministro de Relaciones Interiores y Justicia y Paz, Nestor Reverol, el componente fue enviado a Caucagua por las múltiples denuncias de homicidios, secuestros y robos que realizaron los habitantes.

Hay 18 militares detenidos por los delitos de homicidio, desaparición forzada, privación ilegítima de libertad, uso indebido de arma orgánica, tortura, tratos inhumanos y violación de domicilio. La audiencia preliminar se realizará el 15 de enero de 2017 en los tribunales de Guarenas.

Le dejaron el pelero

Carmen Acevedo, hermana de Dennys, indicó que para ellos las autoridades “dejaron el pelero” con el caso. Explicó que la Fiscalía les solicitó que hicieran una carta para conocer la situación socioeconómica en la que se encontraban. En ella debían explicar qué necesitaban con urgencia para que la institución pudiese articular con otros entes.

“Nosotros pusimos allí que mi mamá necesita medicamentos para la tensión y la diabetes. Dijimos que la casa de nuestros padres no tienen luz, ni cama, ni piso. Pero que ellos lo que querían era la pensión por vejez, porque mi papá tiene 78 años y mi mamá 65”, especificó Carmen.

Mary Silva, madre de Carlos, opina igual que la familia Acevedo. A ella, la diputada por el Psuv Nora Delgado le entregó una bolsa de comida el 24 de diciembre. También se las enviaron a otros afectados. Después de eso, no ha sabido más nada de ninguna autoridad.

“Yo solicité la atención psicológica que ofreció el Ministerio Público. Me dieron la cita para enero. La verdad que yo solo estoy esperando esa audiencia preliminar para saber qué va a pasar con el caso”, dijo Mary.

Deudas

“El día que aparecieron los cuerpos tuvimos una reunión y dijeron que se iba a dar una indemnización a los parientes. También dijeron que los pondrían a vivir donde ellos quisieran, que les iban a dar Misión Vivienda. Allí estaban unos representantes de la Fiscalía”, narró Crisanto sobre la primera reunión que tuvo el Estado con los afectados.

Dijo además que de su bolsillo tuvo que colocar 1.200.000 bolívares en bloques para construir las fosas en las que fueron enterrados los fallecidos y criticó que a la fecha el Estado no haya respondido por este gasto, pese a que se comprometieron a cancelarlo.

“Ellos mandaron unos bloques, pero eran de mala calidad. Se despedazaban. Si el Gobierno hubiese respondido por los materiales completos no hubiese tenido que sacar de mi reserva para emergencias”, señaló.

Un cumpleaños amargo

Este 2 de enero, Jefferson Maurena cumple 22 años. No los celebra él ni tampoco su familia porque está desaparecido desde el 12 de noviembre cuando un civil que acompañaba a siete uniformados en cuya camisa se leía Gaes (Grupo Antiextorsión y Secuestro) lo detuvieron. Hoy es parte de los ocho desaparecidos, según conteo de Efecto Cocuyo.

“Esto de no saber de mi hijo es malísimo; es su cumpleaños y es un trago más amargo todavía”, dijo César Maurena, el padre del joven.

Aseguró que en la tercera semana de diciembre él y los familiares de Wilmer Serrano y Yulmar Rengifo sostuvieron una reunión con la Fiscal General de la República (FGR), Luisa Ortega Díaz, en la que les indicó que las autoridades estaban investigando, pero que todavía no había pistas sobre el paradero de los desaparecidos.

Wilmer y Yulmar son parte de la lista de los muchachos detenidos que aún no son encontrados. A esta se le suman Rey Campos, Reibi Torres, John Gómez y Andris Bandres.

Fuente: Vanessa Moreno en Efecto Cocuyo 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *