El deber de estudiar y ser feliz


Compártelo

vargas-tematica

“(…) Importante en la Escuela no es solo estudiar, no es solo trabajar, es también crear lazos de amistad. Es crear ambientes de camaradería. Es convivir, es sentirse `atada, unida a ella`. Ahora, como es lógico…. en una escuela así va ser fácil estudiar, trabajar, crecer, hacer amigos, educarse, SER FELIZ.

 Es así como podemos comenzar a mejorar el mundo

Paulo Freire

Esta semana hemos observado con ilusión como más de 7 millones de niños, niñas y adolescentes han comenzado con mucho optimismo y alegría el nuevo año escolar. Miles de escuelas han recobrado vida y se han llenado de estudiantes, maestras y maestros, que retomando el diálogo y la reflexión sobre el mundo, los idiomas, las matemáticas y las ciencias, comienzan una nueva y complicada aventura colectiva y también individual, para aprender y crecer. Es momento para recordar que la educación no es solo un derecho humano fundamental, sino una responsabilidad, un deber personal y colectivo. Todas las personas tenemos el deber de estudiar y de apoyar a la Escuela.

¿Qué es la escuela?

Según el educador brasileño, Paulo Freire:

Escuela es… el lugar donde se hacen amigos. No es edificios, salas, cuadros, programas, horarios, conceptos. Escuela es, sobre todo, gente. Gente que trabaja, que estudia, que se alegra, se conoce, se estima.  El o la directora es gente. El o la coordinadora es gente, el profesor, la profesora es gente, el o la alumna es gente, y la escuela será cada vez mejor en la medida en que cada uno se comporte como colega, como amigo, como hermano.  Nada de islas cercada de gente por todos lados. Nada de convivir con las personas y descubrir que no se tiene a nadie como amigo. Nada de ser como bloque o ladrillo que forma la pared. Importante en la Escuela no es solo estudiar, no es solo trabajar, es también crear lazos de amistad (…)”

La educación debe ser integral, debe alimentar el espíritu, el conocimiento, la razón y el corazón, así como al cuerpo y las relaciones humanas, debe aprenderse para la vida, para el trabajo, para el convivir, para la solidaridad, para preservar el mundo y la naturaleza,  para la justicia y la democracia, debemos educarnos en el respeto y promoción de los derechos humanos de todas las personas. Educar para la Paz y los derechos humanos es un deber, una obligación de la Escuela, del Estado y la sociedad.

Educar para la Paz y los Derechos Humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 26, señala que la educación es un derecho humano y establece los lineamientos que debe existir para una convivencia fundamentada en los valores del respeto, la tolerancia y la solidaridad: “La Educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos”.  Por lo tanto…

La Educación es también un derecho humano fundamental

Todas y todos tenemos el deber ciudadano de estudiar y aprender, para crecer y desarrollarnos plenamente, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, señala en el artículo 102, que:  

 “La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria. El Estado la asumirá como función indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles y modalidades, y como instrumento del conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad. La educación es un servicio público y está fundamentada en el respeto a todas las corrientes del pensamiento, con la finalidad de desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática basada en la valoración ética del trabajo y en la participación activa, consciente y solidaria en los procesos de transformación social consustanciados con los valores de la identidad nacional, y con una visión latinoamericana y universal. El Estado, con la participación de las familias y la sociedad, promoverá el proceso de educación ciudadana de acuerdo con los principios contenidos de esta Constitución y en la ley”.

 Por todo esto, nos emociona como nuestros niños, niñas y adolescentes han asumido con tanta alegría su responsabilidad ciudadana y el regreso a clases. Pero debemos recordar nuevamente que todas y todas, sin importar la edad, tenemos el deber de estudiar, colaborar y apoyar a la escuela, a los maestros y maestras, respetarnos mutuamente, mejorar como personas cada día y ser felices.

Por: Laura Roldán Benítez en Correo del Orinoco –  Ilustración de Edgar Vargas

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *